Home

NOTICIAS

Mundial de Rusia 2018: los reveladores números de la FIFA sobre el campeonato y la selección de Francia

No hay comentarios Deportes

No es necesario tener la pelota ni correr más para ser campeón del mundo.

Esa es la conclusión del informe que publicó este martes el Grupo de Estudio Técnico de la Copa del Mundo de la FIFA sobre lo que ocurrió en el pasado Mundial de Rusia 2018.

Ellos no vinieron a impresionar, vinieron a ganar”

Carlos Alberto Parreira
El informe de más de 140 páginas fue elaborado por un equipo que estuvo liderado por el entrenador brasileño Carlos Alberto Parreira (campeón del mundo en 1994) y el holandés Marco van Basten, director de Desarrollo Técnico de la FIFA.

Analiza en detalle cada uno de los partidos disputados, ofreciendo estadísticas y tendencias de los que se vio sobre la cancha.

Entre los datos que más sobresalen son los que demuestran que Francia, la selección que conquistó el título, no necesitó tener la posesión ni recorrer más kilómetros que sus rivales para lograr su segunda copa del mundo.

Los dirigidos por Didier Deschamps solo se ubicaron en el puesto 19 entre los países con más posesión (España lideró la estadística con 69% por delante de Alemania y Argentina) y en el lugar 28 entre los equipos que más corrieron, con una media de 101 kilómetros por partido (Serbia, con 113 kilómetros, fue la que completó más distancia).

Frente al arco
Los campeones del mundo tampoco fueron los que tuvieron más precisión en el pase con un 70% (12º entre las 32 selecciones), lejos del 84% alcanzado por Alemania, el 81% de España o el 79% de Brasil.

Asimismo, Francia estuvo entre los equipos que menos veces penetraron el área y quedó en el lugar 28 en centros al área, solo por encima de Túnez, Irán, Corea del Sur y Panamá.

Pero hubo un aspecto en los que sí fue letal: la definición.

No solo anotó 14 goles, a dos de Bélgica, sino que tuvo un promedio de un gol cada seis disparos (la segunda mejor efectividad por detrás de Rusia) y un tiro a puerta cada dos disparos.

Y para ellos no importó si se encontraban dentro o fuera del área ya que consiguieron goles de ambas formas.

El croata Zvonimir Boban, secretario general adjunto de fútbol de la FIFA, enfatizó que estos datos sirven para reafirmar la buena actuación de Francia en Rusia.

“Francia es la justa campeona”, destacó la leyenda del AC Milan.

“Bajo la batuta de Didier Deschamps, quien siempre tuvo muy claro cómo sacar el máximo a sus jugadores hasta el final, el equipo galo fue el mejor asentado en el campo y con más confianza en sí mismo”.

Parreira por su parte resaltó que “ellos no vinieron a impresionar, vinieron a ganar”.

Líneas cerradas y eficacia
El triunfo de Francia marcó un alejamiento al estilo de fútbol de posesión que se había impuesto con España y Alemania en los mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Según el informe de la FIFA, que también contó con el aporte del nigeriano Emmanuel Amunike y el legendario seleccionador Bora Milutinovic, muchos equipos apostaron exitosamente por jugar un fútbol al contragolpe, manteniendo las líneas muy cerradas en defensa.

“En el pasado solo algunos equipos podían contraatacar con efectividad, pero la mayoría de las selecciones son capaces de hacerlo ahora”, destacó Amunike.

La falta de espacios también propició una mayor cantidad de goles desde fuera del área (un gol por cada 29 intentos en comparación con un gol de cada 42 disparos en Brasil 2014) y más tantos en jugadas a balón parado, hasta el punto que se estableció un récord con 62 (hubo 39 en Brasil y 35 en Sudáfrica).

El mayor exponente en este apartado fue Inglaterra, que anotó 10 de sus 12 goles de esta forma.

Por último, el grupo técnico de la FIFA resaltó que si bien se notaba la escasez de jugadores creadores, los pocos que hubo siguieron marcando la diferencia como fue el caso del croata Luka Modric, elegido mejor jugador del torneo.

“Me encantó ver a Modric llevando los hilos de los partidos”, expresó Milutinovic. “Es de primera clase”.

“Los creadores se pueden imponer en los partidos, acelerar o bajar el ritmo, cambiar de juego, crear y hacer que pasen cosas”, agregó Parreira.

NOTICIAS: BBC

Estrepitosa caída de Alemania en la Nations League: cómo pasó ser admirada por su fútbol a estar a un paso del descenso

No hay comentarios Deportes

Alemania fue durante años la selección que todos querían seguir, el punto de referencia en el mundo del fútbol.

Campeón del mundo en 2014, tras someter a su fútbol a un largo y meticuloso proceso de formación y desarrollo, el Mannschaft pareció por momentos invencible gracias a una exquisita técnica que combinaba a la perfección con su potencia física y mentalidad infranqueable.

Una máquina de fútbol que alcanzó su máxima expresión con la destrucción 7 a 1 de Brasil en Belo Horizonte y que logró la consagración venciendo a Argentina en la final.

Fue una demostración de poder pocas veces vista, superando a los dos gigantes sudamericanos para conquistar un territorio que ningún país europeo había podido en la historia del fútbol.

Pero en el momento que se levantó la Copa del Mundo también comenzó un proceso de recambio en la selección.

Siempre dirigidos por el técnico Joachim Low, Alemania fue asumiendo la salida de algunas de sus principales figuras abriéndole la puerta a nuevos jugadores, siempre fiel al estilo que le había dado tanto éxito.

Supo sobreponerse a la frustración de perder contra Francia en las semifinales de la Eurocopa 2016 completando unas eliminatorias perfectas al Mundial de Rusia.

También se impuso en la Copa Confederaciones en 2017 al vencer en la final a Chile con un equipo totalmente renovado, triunfo que pareció confirmar su favoritismo para defender con éxito su título en el Mundial.

Poco se podía presagiar por entonces lo que terminaría siendo el 2018 para la selección que inspiró la famosa frase del ex delantero inglés Gary Lineker de que el fútbol es un deporte en el que “juegan once contra once, y siempre gana Alemania”.

Ya no.

La caída
Con la derrota que sufrió el martes ante Francia, Alemania quedó al borde de descender a la segunda división de la Liga de las Naciones, el torneo creada por la UEFA este año para incentivar los partidos entre selecciones y reducir el número de partidos amistosos en el calendario internacional.

Fue su segunda derrota consecutiva tras ser humillada el pasado fin de semana por Holanda y, según el estadístico español Alexis Martín Tamayo, mejor conocido como MisterChip por sus cuentas en las redes sociales, es la primera vez que ha enlazado cuatro partidos no amistosos consecutivos sin ganar en este siglo.

Pero además este año es la primera vez en toda su historia que suma seis partidos perdidos.

Dos de esas derrotas, frente a México y Corea del Sur, supusieron su eliminación en la fase de grupos del Mundial.

De hecho, en sus últimos 13 juegos, Alemania solo ha podido ganar tres partidos: Arabia Saudita (2-1), Suecia (2-1) y Perú (2-1).

Low le dijo recientemente a la BBC que tiene la confianza y motivación para guiar al equipo al Mundial de Qatar en 2022, pero la serie de resultados adversos que ha sufrido ponen un gran signo de interrogación a su continuidad en el cargo.

El problema
Aunque el entrenador es el principal señalado, una gran parte de responsabilidad recae sobre los jugadores que no han podido alcanzar el nivel de sus antecesores.

De la selección que estuvo este martes en el Stade de France, solo había cinco futbolistas que fueron campeones del mundo en 2014.

Y solo uno de ellos, Thomas Müller, formó parte del ataque hace cuatro años.

El retiro de Miroslav Klose, máximo goleador en la historia de los mundiales, dejó vacante una posición que Alemania no ha podido llenar.

En los 11 partidos jugados en 2018, Alemania ha anotado solo nueve goles y se ha quedado sin ver puerta en cinco encuentros.

De esos tantos solo tres fueron anotados por delanteros (Müller, Timo Werner y Marcos Reus), pero ninguno de ellos es el clásico número 9 como lo fue en su momento Klose.

A Alemania le quedan dos partidos en noviembre para tratar de comenzar a revertir la situación, pero para ello deberá conseguir un resultado favorable frente a Rusia y sobre todo contra Holanda.

Una victoria contra estos últimos podría evitar el descenso en la Liga de las Naciones, pero es posible que para entonces ya sea tarde.

Es por eso que, pase lo que pase, 2018 ya es un año para el olvido.

NOTICIAS: BBC