Home

NOTICIAS

Tras columna anónima contra Trump, crece la crisis en la Casa Blanca

No hay comentarios Noticias Lmm

En un extraño clima de sospecha y paranoia, la Casa Blanca buscaba determinar este jueves la identidad del supuesto alto funcionario que escribió una columna anónima en el The New York Times, en el que se denunció el comportamiento errático e inquietante del presidente de EE. UU., Donald Trump, y que ocasionó un caos sin precedentes.

En el texto, titulado ‘Soy parte de la resistencia dentro de la administración Trump’, un miembro del Gobierno estadounidense cuenta cómo él y otros luchan desde adentro contra “las peores inclinaciones” de un presidente con un liderazgo que califica de “mezquino”, “impetuoso” e “ineficaz”.

Además, asegura que varios funcionarios de la Casa Blanca “están trabajando para aislar sus operaciones” de los “caprichos” del mandatario.

Trump, que ventiló el miércoles en la noche su ira por lo que considera una “traición”, guardó silencio este jueves sobre el tema, y únicamente emitió un tuit en el que acusó a “la izquierda” y a los medios de comunicación de haberse “vuelto locos”.

Pero la columna anónima en contra de su gobierno fue el segundo golpe para el presidente de EE. UU. esta semana, pues el martes fueron publicados extractos de un explosivo libro del periodista de investigación Bob Woodward, que ya habían suscitado una avalancha de interrogantes en Washington, pues el periodista afirma en su texto que asesores alarmados y frustrados intentan contener a diario los impulsos más extremos del errático e iracundo Trump.

Tras la publicación de la columna de The New York Times aparecieron varios cuestionamientos entre los que estaban quién lo había escrito, si hablaba solo por él o si representaba a un grupo, si forma parte del círculo cercano del presidente dentro de la famosa “ala oeste” de la Casa Blanca o trabaja en un ministerio, y si en algún momento saldrá del anonimato para darle más peso al texto.

La identificación utilizada por The New York Times – “alto funcionario de la administración Trump”– es lo suficientemente amplia como para dar rienda suelta a todas las interpretaciones y permitir a cualquiera elaborar sus propias listas, incluso para las suposiciones más inverosímiles.

El individuo que escribió esta pieza eligió engañar, en lugar de apoyar, al debidamente elegido presidente de EE. UU.
FACEBOOK
TWITTER
Por eso, al menos 11 funcionarios de la Casa Blanca salieron a desvincularse de la columna el mismo jueves. Y no era para menos, pues la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, exigió al autor del texto que “dimita”.

“El individuo que escribió esta pieza eligió engañar, en lugar de apoyar, al debidamente elegido presidente de EE. UU. No está poniendo al país primero, sino poniéndose a sí mismo y a su ego por delante de la voluntad del pueblo estadounidense”, señaló Sanders. “Este cobarde debería hacer lo correcto y dimitir”, añadió la portavoz.

Sanders también publicó en Twitter el número de teléfono de la sección editorial del The New York Times –la única que conoce la identidad del funcionario–, y animó a los estadounidenses a llamarlos para exigir que desvelen quién es la fuente.

En su columna, el escritor anónimo, clasificado como “persona muy peligrosa” por Rudy Giuliani, el abogado de Trump, afirma que el presidente está dañando “la buena salud” de la república.

“Es por eso que muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones”, agregó el funcionario que señaló que “dada la inestabilidad que muchos vieron, inicialmente hubo conversaciones en el gabinete sobre invocar la
Enmienda 25, que iniciaría un complejo proceso para remover al presidente. Pero nadie quería precipitar una crisis constitucional”.

Para el exdirector de la CIA John Brennan, esta columna, en todos los sentidos extraordinaria, demuestra “el nivel de inquietud en el seno mismo de la administración”. “No sé cómo reaccionará Donald Trump ante eso”, dijo en NBC. “Un león herido es un animal muy peligroso y creo que Donald Trump está herido”.

De acuerdo con James Thurber, profesor del gobierno y experto en estudios presidenciales de la American University, lo que hace ganar importancia a la pieza publicada en The New York Times es el hecho de que se reconozca que los asesores de Trump están trabajando para frustrar su agenda y también que se haya emitido el mensaje en esa plataforma.

“No hay precedentes en la historia de EE. UU.”, dijo Thurber, quien agregó que este episodio “seguirá socavando la confianza” en la presidencia de Trump y que la de su gobierno es “una crisis política y de liderazgo continua”.

Varios altos funcionarios se desvinculan del texto
Al menos 11 funcionarios de alto rango de la Casa Blanca se apresuraron para asegurar que no escribieron la columna anónima en The New York Times que calificaba el estilo de liderazgo del presidente Donald Trump como “impetuoso, mezquino e ineficaz” y que generó una dura reacción del mandatario.

Entre ellos aparecieron los principales asesores de Trump, quienes negaron cualquier responsabilidad por su autoría. El primero en pronunciarse fue el vicepresidente, Mike Pence. También se manifestaron el embajador en Rusia, Jon Huntsman; el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el de Defensa, James Mattis.

Un portavoz de Pence criticó al medio de comunicación y dijo que el vicepresidente no escribe columnas de opinión anónimas. “El vicepresidente pone su nombre en sus editoriales. El #nytimes debería estar avergonzado, al igual que la persona que escribió este artículo de opinión falso, ilógico y sin escrúpulos. Nuestra oficina está por encima de tales actos de aficionados”, sostuvo Jarrod Agen en Twitter.

Por su parte, Pompeo, quien fue director de la CIA con Trump, dijo que él no era el autor y criticó a The New York Times por publicar la columna. “No es mío”, dijo Pompeo a periodistas en un viaje a India, y agregó que ese diario estadounidense no debería haber publicado el artículo.

De la misma forma, el Pentágono dijo que el secretario de Defensa no escribió la pieza. “No era su artículo de opinión”, informó la portavoz Dana White.

“La especulación de que el artículo de opinión de The New York Times fue escrito por mí o por mi principal ayudante es evidentemente falso. No lo hicimos”, mencionó por su parte el director de inteligencia nacional, Dan Coats, en un comunicado.

La primera dama, Melania Trump, también se manifestó y dijo en Twitter: “Para el escritor de la columna de opinión, no estás protegiendo este país, lo estás saboteando con tus acciones cobardes”.

Entre los otros que se pronunciaron estaban los secretarios de Justicia, Jeff Sessions; de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen; del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Comercio, Wilbur Ross. También apareció la reacción del asesor económico de Trump, Kevin Hassett; su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, y el abogado jefe de la Casa Blanca, Don McGahn.

En la lista hubo una ausencia notable: la del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, quien esta semana refutó públicamente el contenido del libro de Bob Woodward, pero que hoy guardó silencio, como también lo hicieron la hija y asesora de Trump, Ivanka, y su esposo Jared Kushner, aunque pocos en Washington sospechan de ellos.

NOTICIAS: EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *